Juan Antonio Guzmán, Jannel Castillo, Juan Luis Minaya

Isle of light logró reunir a los amantes de la buena música en faro de Punta Torrecilla.

Prensa Noticias 0 Comments

El festival “Isle of light” llegó a su cuarta edición este pasado 1 de abril, y cientos de asistentes pudieron disfrutar de afamados artistas nacionales e internacionales de la música alternativa.

De 2:00 de la tarde a pasadas las 2:30 de la madrugada, los asistentes de este festival pudieron disfrutar de un ambiente familiar, rodeados de distintas ofertas gastronómicas, atracciones y por supuesto, música.

El evento reunió a personas de todas las edades y es que, como parte de su plataforma, se encontraba disponible, juegos de diversión, tales como rueda de la fortuna, zipline y un dominó gigante, además de las variedades de los mejores food trucks del país.

La tarima del festival contó con las interpretaciones de Los DJ Bacayne y Millionyoung The Cat Lady, Riccie Oriach y Original Juan, PJ Sin Suela, Volt Phonic, Hunters of the Alps, Real States y la actuación estelar de nada más y nada menos que Rita Indiana con su regreso a los escenarios.

El acostumbrado “food park” ofreció a los asistentes los platos de The Proper Food Truck, Kogi Grill, Shaggy’s Food Truck, Yokomo, La Catrina, Titi Empanadas, Tu Quipe y La Pizzeta, quienes por más de 12 horas estuvieron brindando los mejores sabores y el mejor servicio de la mano del festival.

“Isle of light” lleva ya 4 años innovando su propuesta, la cual ha logrado atraer cada vez más al público joven, amante de la buena música y que busca, además, un buen ambiente. Cada año se celebra en el faro de Punta Torrecilla, San Souci, apoyando el talento local, para ofrecer a su público lo mejor de la música independiente.

El festival constituye, además de una excelente oportunidad para conocer y disfrutar de artistas que por primera vez visitan la República Dominicana, un intercambio cultural para todos los involucrados, ya que los visitantes tienen la experiencia de conocer el país de la mano de los anfitriones locales, en una producción de clase mundial.